sábado, 27 de febrero de 2010

Born to be wild

Vivía llamando a la muerte con cuidado día a día. Para él, el suicidio no era algo que quisiera realizar de un sólo golpe... ni siquiera estaba seguro de que quisiera hacerlo, pero por decirlo de alguna forma le gustaba poner su vida al límite.

Los riesgos que tomaba no eran obvios, no se lanzaba de edificios atado de una cuerda o dormía en una caja llena de escorpiones, sus intentos mortales iban de la mano con su personalidad discreta. Incluso para el ojo no entrenado él estaba lejos de ser un verdadero aventurero.

Si se le preguntara a quienes lo rodeaban si pensaban que el tenía un deseo de muerte, su respuesta hubiese sido no. Sus intentos eran pequeños, detalles que nadie notaba aunque realmente no había nadie lo suficientemente cerca para darse cuenta.

Comer pollo ligeramente crudo, agua sin purificar y cruzar la calle con las agujetas desamarradas y la firme esperanza de ser golpeado por un auto. Eran estas pequeñas cosas las que lo mantenían al límite de adrenalina. Estas acciones, aunque intrascendentes, lo hacían sentir en control.

Él no tenía idea sobre que tanto iba a perder el control, mientras tomaba su último trago de leche pasada.

5 comentarios:

Fede Fiesta dijo...

jajaja, Fede likes this.

numero equivocado dijo...

numero equivocado FRIKIN FUCKIN LIKES THIS TOO
yo quiero saber que le pasa
se intoxica y muere
o sufre de diarrea explosiva?
ambos finales tan diferentes e igual de sorprendentes
yo tambuien vivire al limite ahora

ana dijo...

jajaja numero equivocado you rock my socks.

supongo que era intolerante a la lactosa?

Pinkrobot dijo...

Iba a escribir un comentario super chido pero la combinación de palabras "diarrea explosiva" me aturdió el cerebro. ¿Podemos asumir que le pasó lo que a Mel Patiño?

-Está muerto!
-MUERTO!?
-... o enfermo, no me acuerdo!

Kyuuketsuki dijo...

¿Leche pasada? WTF. Whisky FTW.